DESARROLLO DE APLICACIONES

Introducción:

El desarrollo de aplicaciones para móviles se ha convertido en una tendencia realmente potente a lo largo de los últimos años. La eclosión de los móviles como principal plataforma de acceso a Internet es una realidad que ya no deja dudas:

En este gráfico de COMSCORE, podemos observar como el uso de smartphones para acceder a Internet ya sobrepasó al de los dispositivos desktop en 2015. En 2017 la brecha sigue ampliándose.

Además, existen muchos lugares en el mundo en que los jóvenes han accedido a Internet por primera vez con un móvil, e incluso es el único dispositivo desde el cual han accedido a Internet. Sólo conocen el consumo de contenidos digitales desde plataformas mobile, como smartphones o tablets.

Todo esto ha modificado el ecosistema en que estábamos acostumbrados a trabajar en el marketing digital. Ahora el móvil ya no es un complemento: Es una absoluta prioridad. En muchos casos, es lo único que importa.

Con estos datos bajo el brazo, no cuesta explicar la tremenda proliferación de aplicaciones que han ido germinando de un tiempo a esta parte.

Las aplicaciones son un mercado en auge: Los ingresos que generan no paran de crecer, como podemos observar en este gráfico de STATISTA:

Pero, sea como sea… Como veremos un poco más adelante, no todo son buenas noticias dentro del App-Marketing. Así, pues, ¿necesitas realmente una aplicación para tu negocio? Para responder a esta pregunta, primero debemos asegurar que tienes la respuesta de algunas otras, mucho más básicas, pero realmente importantes:

¿Qué es una aplicación móvil?

Una aplicación móvil o app (en inglés) es una aplicación informática diseñada para ser ejecutada en teléfonos inteligentes, tabletas y otros dispositivos móviles y que permite al usuario efectuar una tarea concreta de cualquier tipo —profesional, de ocio, educativas, de acceso a servicios, etc. Wikipedia

Básicamente, una app es un software instalado en tu teléfono que cumple una serie de funciones. ¿Estás familiarizado con softwares de sobremesa? Pues lo mismo, pero instalados en tu smartphone.

[Algún día existirá esta sección de Terminología, y aquí te la enlazaré para que sepas más cosas.]

En general, entendemos las aplicaciones como recursos que se conectan a Internet para ejecutar sus funciones, pero esto no tiene por qué ser así. Por ejemplo, una aplicación que te permita leer un pdf en tu teléfono no va a necesitar conectividad para abrir un archivo dentro del mismo. O una app de un juego de ajedrez no necesita conexión para ejecutarse.

En caso de que estés pensando en una app que SÍ requiera una conexión a la red para funcionar, deberás formularte la siguiente pregunta:

¿Por qué necesito una app y no una plataforma web mobile-focused?

Es decir, ¿por qué quieres desarrollar una app en lugar de aprovechar las funcionalidades que tu propia web pueda ofrecer a través de un smartphone? Hay muchas funciones que pueden ejecutarse sin necesidad de instalar una app en el teléfono de tus usuarios.

Evidentemente, que el usuario emplee una app para ejecutar determinadas tareas puede llegar a tener muchísimas ventajas. Veamos cuáles para comprender mejor de lo que estamos hablando:

¿Qué ventajas tiene que tus usuarios usen tu app en lugar de acceder a tu web?

  • Reducir (enormemente) costes y riesgos de captación: Cada vez que un usuario accede a tu web, debe seguir algún camino para llegar hasta ella. Los caminos son diversos: Buscar tu dominio en Google y pinchar en un resultado, clickar en un enlace de un correo electrónico, acceder a través de un enlace desde una plataforma social, entre otros.

En caso de que estés obteniendo tráfico a través de plataformas sociales, por ejemplo, debes competir con todo el “ruido” que hay a tu alrededor. Quizás incluso debes empujar tus contenidos con impresiones pagadas para asegurar que logran la visibilidad suficiente. En caso de captar tráfico por vía orgánica; incluso si dispones de un SEO bien trabajado, compites con otros resultados de búsqueda, resultados de pago (PPC) y demás. Muchos usuarios pueden “perderse” antes de alcanzar tu web. Incluso si están buscando tu web domain en Google, es posible que tengas implementadas campañas branded en AdWords, y que esos clicks te cuesten dinero.

Con una app instalada en sus teléfonos, el camino que deben recorrer los usuarios hasta tu servicio o contenido se vuelve mucho más corto. Los pasos intermedios en los que puedes perderlos, se reducen. Están a un simple click de entrar en contacto contigo.

Esto, además, enlaza poderosamente con el siguiente punto:

  • Fidelización de usuarios: Este tema se vuelve particularmente importante en los casos en que producto ofrece unas condiciones y resultados muy parecidos a los de la competencia. Imaginemos tres necesidades completamente distintas:
    • Consultar los resultados de los últimos partidos de fútbol
    • Pedir un taxi
    • Encargar comida a domicilio

Existen muchos productos diseñados para solventar estas tres necesidades. Productos que ofrecen servicios muy parecidos a costes prácticamente idénticos. Lograr que un usuario instale tu app en su teléfono, puede borrar del mapa tu competencia para siempre. ¿Por qué voy a buscar el teléfono de un taxi en Google si ya tengo MyTaxi? ¿Para qué voy a descargar Hailo? Ya hay una aplicación en mi teléfono que resuelve eso de forma sencilla.

Si consigues que el usuario se descargue una app, las probabilidades de que la use por delante de buscar otra solución para satisfacer esa necesidad se incrementan enormemente, convirtiéndose en una herramienta de fidelización de usuarios muy, muy poderosa.

  • Agilizar procesos y mejorar el servicio que ofreces: Al ser un software que está pre instalado en el smartphone del usuario, hay determinados procesos que pueden agilizarse enormemente (log-in, historial de compras o de transacciones, por ejemplo), mientras que puedes ofrecer servicios paralelos que no estarían disponibles desde un servicio web (consultar datos sin conexión, personalización en el display de contenidos).

Además, las apps incluyen funciones como el envío de notificaciones push, que pueden incrementar la consulta de tus contenidos & servicios en un % muy relevante.

Como has visto, desarrollar una app puede tener ventajas muy significativas para tu negocio. Sin embargo, ¿son todo ventajas? No, también existen algunos inconvenientes:

Desventajas de las apps:

Hablamos de desventajas genéricas, pero este punto es bastante relativo. No estamos intentando transmitir que desarrollar una app sea mala idea, ni mucho menos; simplemente que hay casos en que quizás no sea la solución más efectiva a las necesidades de un proyecto.

  • Costes añadidos: A menos que se trate de un proyecto cuya orientación es exclusivamente mobile, y para el cual el desarrollo de una página web sea algo accesorio; lo más habitual es que el lanzamiento de una app sea un complemento a tu web, y –por tanto- que suponga un coste añadido al proyecto. Además, la inversión que deberás realizar en tu aplicación no se limita a su desarrollo, sino que deberás preveer una serie de acciones para su lanzamiento: promoción, ASO, campañas de fidelización y demás.Finalmente, al igual que una web requiere un mantenimiento, actualizaciones, resolver problemas y demás; una app tiene exactamente las mismas necesidades; lo cual también te generara unos gastos.En definitiva: Si vas a lanzar una app, deberás tratarla con cariño; o será muy difícil que consigas rentabilizarla. Y tratarla con cariño te exigirá una inversión, al igual que lo haría cualquier otra plataforma.
  • Dificultades de retención y recurrencia: Los números no engañan. Según un estudio realizado el pasado 2016 por AppBoy, menos del 25% de los usuarios que se descargan una aplicación vuelven al día siguiente de su primer contacto con ella.

    Si conseguir descargas no es fácil, convertir esas descargas en verdaderos usuarios de la app lo es mucho menos. La fidelización de estos usuarios va a ser un proceso exigente en términos de marketing, optimización y comunicación.

¿Cómo funciona?

Ahora ya tienes una idea básica sobre lo que es una app y qué implica a todos los niveles. ¿Estás interesado en tirar adelante? Bien. Entonces déjame contarte cómo trabajamos nosotros. Nuestro trabajo es muy parecido al que haríamos para el desarrollo de una página web:

  • Análisis inicial
  • Creación de un equipo especializado
  • Desarrollo del proyecto
  • Propuesta de un Action Plan posterior al lanzamiento

Como siempre, empezaremos por una consultoría para asegurarnos que te ofrecemos exactamente aquello que necesitas: Te ayudaremos a definir las necesidades y alcance del proyecto.

Para el desarrollo del mismo, podemos involucrar tantos perfiles como sea necesario para que tu app alcance los objetivos deseados: Expertos en UX / CRO, expertos en ASO, desarrolladores de contenido, diseñadores especializados en móviles y demás.

No ampliamos más este apartado porque realmente cada app es un mundo. Si quieres simplemente una app interna para que tus comerciales puedan mostrar un catálogo de productos a distribuidores desde una tablet, las necesidades serán muy distintas de si quieres montar una app de apuestas deportivas que compita con BWin...

Si realmente quieres saber más, lo mejor es que lo hablemos:

¡Quiero contactarte!